¿Cómo escapar de la Distracción en el trabajo?

Las distracciones en el trabajo.

Las personas en sus trabajos, se distraen fácilmente, incidiendo en su productividad.

Estas distracciones pueden surgir en cualquier momento y lugar ya sea por leer todos los mensajes que nos llegan a través de redes sociales, correo electrónico, teléfono y también por las conversaciones de pasillo para ponernos al día con algún compañero. Y al final del día puede pasar que “no nos ha dado el tiempo para nada “.

¿Será el tiempo o serán las distracciones?

El primer paso es chequear este aspecto, identificar la cantidad de distracciones que tenemos a diario para despejarlas y gestionarlas.

Nuestra capacidad de concentración y los períodos de atención disminuyen con tantos estímulos simultáneos. Para algunas personas, los ruidos y la falta de privacidad, representan un problema en el desempeño diario. El uso de la tecnología, puede ser otro de los motivos de la distracción y poner la tecnología a nuestro servicio, es identificar cuándo y cómo utilizarla.

Quizás estos consejos prácticos puedan ayudar a disminuir la distracción en la tarea diaria:

  • Bloquear las distracciones
    Puedes comenzar por identificar: ¿Qué cosas te distraen en el trabajo? ¿Las notificaciones de Instagram de un nuevo seguidor? ¿La voz de una compañera?, ¿las ganas de tomar un café?, ¿un artículo de prensa?.

Y llega el mediodía y te preguntas: ¿qué pasó? . Y te das cuenta que no has avanzado.

Ya sé que trabajas con el teléfono y no puedes dejarlo en un cajón, pero si existen algunas  acciones que puedes llevar a cabo, por ejemplo, dejarlo en silencio en los momentos que necesitas concentración.

Si fuera urgente, la persona utilizaría otro canal de comunicación, por lo tanto, puedes tardar un par de horas en responder. Recomiendo asignar horarios específicos para esta actividad.

Por otro lado, puedes tomar la iniciativa de generar conversaciones telefónicas cortas, debes valor tu tiempo y el de las demás personas. Si hablas demasiado, tienes menos oportunidad de que te escuchen. Y elige un horario en el que no te interrumpan y puedas concentrarte en la conversación. Siempre planifica previamente qué quieres obtener de la  misma.

Si lo que te distrae es el sonido ambiente, puedes invertir en unos auriculares y buscar música para aumentar la concentración, cambiar tu escritorio o realizar una tarea específica en un lugar más tranquilo que tu oficina.

  • Realizar una Lista de Tareas 

Si no tenemos una lista de tareas prioritarias, puede ser todo o nada importante y vamos postergando lo que nos gusta menos. Se aconseja escribir pocas tareas diarias teniendo en cuenta los criterios de simplicidad de los que te he hablado en otro artículo: Una invitación abierta a la Simplicidad

PREGUNTAS GUÍAS PARA LA SIMPLICIDAD:

¿Cuál es la manera más sencilla de realizar cada tarea?

¿Cuál es la forma más eficiente para hacer, lo que debo hacer?.

¿Qué pasaría si no la hiciera?

¿Quién podría hacerla?, ¿Qué costo tendría?

¿Cómo me sentiré con la tarea?

¿Cuál es la tarea que consume más tiempo?, ¿por qué?, ¿cómo cambiarla?

Es importante crear una lista de tareas que requieran más concentración y tiempo para finalizarlas. Y  evaluar el tiempo para ejecutarlas y solicitar no ser interrumpida/o en ese momento.

A las tareas que requieren menos esfuerzo, las puedes hacer al finalizar la jornada laboral, antes de mediodía o al finalizar la tarde.

Se ha comprobado que el final de la jornada es el momento menos indicado para hace la tarea que requiera mayor atención. Y cuidado con procrastinar actividades. Por esa razón, es importante, concentrarte primero en lo más significativo e importante, de cada día y al finalizar expresar tu entusiasmo con la tarea cumplida que sentirte frustada/o por postergarla.

Además, es aconsejable no responder los correos  en todo momento. Se utilizan más de 20 horas semanales para leer y responder correos electrónicos en el trabajo, lo que representa, para quienes trabajan 40 horas, la mitad de su jornada semanal. Es demasiado ¿verdad?

  • La alimentación cuenta

¿Qué decimos luego del almuerzo?  – “Difícil retomar, necesito una siesta”. Si. Porque lo que comemos influye en las energías disponibles y en la concentración. Por esa razón, es importante consumir un alimento liviano o en porciones pequeñas. De esa forma será más fácil retomar la actividad.

  • Una pausa para oxigenar

¿Por qué no te tomas un respiro, de 5 minutos, cada tanto?.  Puedes mirar el cielo por la ventana, hacer unas lagartijas, prepararte un café, saludar a un compañero. Los efectos, son sorprendentes,  evitas contracturas, saturación de pensamiento, controlas emociones y oxigenas tu cerebro.

Estas son algunas acciones para escapar a las distracciones, comparte:

¿cuáles son tus distracciones?

Seguro, hay alguna forma de dejarla ir y concentrarse.

Con afecto,

Cecilia

Publicado por Cecilia Marrero

Bienvenid@! Me encanta que estés aquí! Creo en el poder del intercambio de ideas y en la creación posible que surge del encuentro entre las personas. La comunicación estratégica y el coaching ontológico, son mis aliados en el camino. Crear para influir, transformar y derribar paradigmas, es mi desafío, cosas que hagan movernos hacia una nueva etapa, fortaleciendo los puntos más positivos de nuestro ser, en el encuentro con otros. Vivir con entusiasmo !!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: