EL líder de una organización con más de 100 personas, se pregunta, cómo hago para que las personas hagan lo que tienen que hacer? Esta pregunta, habilita un proceso de coaching ontológico. Y ya estamos en eso.

En esta oportunidad, aprovecho esa pregunta para compartir en este blog, un capítulo del libro 100 Maneras de Motivar a los demás, de Steve Chander y Scott Richarson.     Estos autores, reconocidos entrenadores empresariales, consideran que los grandes directivos debieran considerar como importante, reconocer a sus colaboradores, a fin de obtener los resultados esperados. El Motivo 74, refiere a  crear una cultura del reconocimiento, y dice:

Una forma de motivar mejor a los demás es que modifiquemos las preguntas que nos formulamos diariamente. El lugar de preguntarnos, “¿Cómo debo hacer para que mis empleados dejen de hacer cosas que me molestan?”, podemos plantearnos: “¿Qué acción es la más indicada para logar mi equipo haga más de lo que le pido?”.

La mayoría de los gerentes descubren errores y los critican. Se concentran en los problemas que presentan sus subordinados y les dicen: “Esto realmente funciona. Tienen que encontrar una solución. Su desempeño no es suficientemente bueno”.

Esta actitud hace que las personas criticadas acumulen resentimiento. Es preferible recurrir a la aceptación, el reconocimiento y la apreciación de los otros. Esto puede lograrse de diversas maneras.

Mientras manejamos nuestro automóvil en dirección al lugar de trabajo, debemos pensar lo siguiente: “Estoy dispuesto a crear en mi entorno laboral una cultura de reconocimiento, en la que los individuos se sientan reconocidos hasta en las tareas más triviales. Sentirán que son tenidos en cuenta y que son valorados y respetados. Quiero demostrales que reconozco su esfuerzo, que pienso en ellos y que me alegra la forma en que trabajan. Para incrementar la producción, voy a generar una cultura de este tipo”.

Siempre que sea posible, reconozcamos la labor de quienes integran nuestro personal frente a otras personas, e incluso antes su familia.

Podemos enviarles alguna especie de premio o una tarjeta firmada por el presidente de la empresa en señal de agradecimiento. Demostrémosles a sus familiares que sabemos valorar el trabajo de nuestros empleados. (pág. 148)

Para cerrar este post, les dejo estas preguntas:

a. Han intentado desarrollar en su empresa una cultura del reconocimiento?

b. Si lo han intentado, cómo  han alcanzado una cultura de reconocimiento y cuáles han sido los beneficios?

c. Si no lo han hecho, qué  o quiénes se lo impiden?

Esperamos con entusiasmo sus comentarios.

Con afecto,

Cecilia.

 

 

Publicado por Cecilia Marrero

Bienvenid@! Me encanta que estés aquí! Creo en el poder del intercambio de ideas y en la creación posible que surge del encuentro entre las personas. La comunicación estratégica y el coaching ontológico, son mis aliados en el camino. Crear para influir, transformar y derribar paradigmas, es mi desafío, cosas que hagan movernos hacia una nueva etapa, fortaleciendo los puntos más positivos de nuestro ser, en el encuentro con otros. Vivir con entusiasmo !!!

Participa en la conversación

1 comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: